Salto BASE

El salto BASE es una modalidad del paracaidismo y tiene sus mismos principios, es decir, consiste en saltar desde gran altura amortiguando la caída con un paracaídas.

La gran diferencia con el paracaidismo es que en lugar de saltar desde una aeronave, el salto se realiza desde un lugar fijo, como por ejemplo, un rascacielos, un acantilado, monumentos de gran tamaño, etc.

Evidentemente, la altitud es muchísimo menor que cuando se salta desde una avioneta en marcha a 4000 metros. Y eso, unido a la cercanía con las paredes de la superficie desde dónde se salta, convierten al salto BASE en uno de los deportes extremos de más riesgo que existen.

El nombre de salto BASE viene de las siglas en inglés Building Antenna Span Earth (en castellano sería Edificio Antena Puente Tierra), y fue acuñado por Carl Boenish en 1978, mientras filmaba los primeros saltos que se hacían en el parque nacional de Yosemite, Estados Unidos.

Historia del salto BASE

El salto BASE no nació como deporte de riesgo automáticamente. Los primeros saltos fueron a modo de experimentos y fueron hechos aislados.

Se podría decir que la primera persona en saltar desde un lugar fijo con un paracaídas coincide con la persona que saltó desde un paracaídas por primera vez, ya que el lugar elegido fue una torre de Córdoba, España, en el año 852.

Siglos más tarde, han habido más personas que saltaron desde lugares fijos. Entre ello, están Louis-Sébastien Lenormand, quien inventó el primer paracaídas práctico en 1783 y saltó desde la torre del observatorio de Montpellier.

Otras personas fueron Frederick Law, quien saltó desde la famosa Estatua de la Libertad de Nueva York en 1912, o Rick Sylvester, quien saltó desde el monte Asgard de Canadá para la primera escena de James Bond, La espía que me amó, en el año 1976.

Esta escena fue la primera vez que todo el mundo pudo ver un salto de estas características en pantalla.

El salto BASE empezó a hacerse popular cuando se empezaron a filmar los saltos realizados en la gran formación rocosa El Capitán, ubicada en el parque nacional de Yosemite, y el cineasta Carl Boenish publicaba películas y revistas hablando sobre estos saltos.

Desde entonces, han sido muchas las personas que han practicado el salto BASE como deporte, y por desgracia, un elevado número de ellas han fallecido practicándolo.

Equipo

El equipo utilizado en el salto BASE no es el mismo que el que se utiliza en el paracaidismo, puesto que la altitud, la velocidad y la urgencia para abrir el paracaídas no es la misma.

Tanto el paracaídas como el contenedor de éste son más pequeños. Además, no se utiliza un paracaídas de emergencia, ya que con la escasa distancia hasta tierra no daría tiempo a abrirlo.

Hay personas que utilizan un traje con alas, conocido como wingsuit, que les permite planear durante varios kilómetros antes de desplegar el paracaídas.

Preparación necesaria

A diferencia del paracadisimo, que casi cualquier persona puede experimentar la sensación de saltar al vacío gracias al tándem, el salto BASE solo lo pueden practicar los paracaidistas experimentados.

Las personas que saltan desde lugares fijos llevan cientos de saltos desde una aeronave a sus espaldas, que es la manera más segura de hacer paracaidismo.

Cuando esa sensación se les queda corta y necesitan soltar más adrenalina, prueban con el salto BASE.

La posición que adoptan durante el salto puede ser variada. Hay quien coge carrerilla y se tira al vacío, otros que se dejan caer simplemente, y otros más experimentados que realizan posturas más complejas como las que se adoptan en entrenamientos de crossfit, como por ejemplo el handstand Push Up.

salto base 2

Muertes en el salto BASE

Ya hemos mencionado que el salto BASE es uno de los deportes con más riesgo que existen, y las muertes que hemos tenido que lamentar lo avalan. Muchas son de personas anónimas, pero también nos han dejado personas conocidas mientras practicaban este deporte.

El mismo Carl Boenish, uno de los responsables de popularizar este deporte, murió en Noruega, saltando desde un acantilado.

Dwain Weston fue una de las primeras personas que incluía acrobacias mientras realizaba los saltos y fue un referente para los amantes de este deporte, pero desgraciadamente murió en un salto de exhibición.

Ramón Rojas, un saltador profesional chileno que otuvo el récord mundial del salto más alto de la modalidad Ski-wingsuit BASE, murió saltando en Suiza al mes siguiente de obtener el récord, concretamente en septiembre de 2014.

En España, los casos más sonados son los de Álvaro Bultó y Darío Barrio.

Alvaro, presentador de televisión y deportista acreditado, falleció el 23 de agosto de 2013 en los Alpes suizos, mientras practicaba wingsuit flying, una modalidad del salto BASE.

Diez meses más tarde, en junio de 2014, en un acto de homenaje a Alvaro en Jaén, el famoso cocinero Darío también perdió la vida.

Durante el año 2015 se produjeron 27 muertes practicando este deporte, y 36 muertes durante el año 2016, y se estima que hay unos 2500 saltadores en todo el mundo.

La mayoría de ellos practicaban la modalidad wingsuit flying, pero esto demuestra el riesgo que conlleva el salto BASE.

Salto BASE en España

El sato BASE es muy practicado en España. De hecho, se organizan eventos dedicados a este deporte donde se reúnen grandes profesionales.

Un ejemplo es la celebración del campeonato mundial que lleva dos años celebrándose en Jaca, Aragón. Los participantes saltan desde el mirador de Hoz de Jaca, cuya altitud es de más de 160 metros, y tienen que aterrizar sobre una diana situada en medio del embalse de Búdai

Otro ejemplo es la prueba oficial Acari BASE Jump EWC 2017, que se celebra este año en Ronda, Málaga. Se trata de una prueba en la que se puntúa a los participantes para el campeonato mundial.

Por otra parte, en el pasado año 2016, se realizó por primera vez en España el primer salto en tándem con dos italianos atados entre sí.

Vídeos

Si te gusta este deporte, seguro que te gustará ver algunos de los mejores vídeos de profesionales practicándolo.

Este impresionante vídeo muestra como varios saltadores BASE saltar desde el segundo edificio residencial más alto del mundo en Dubai:

En el siguiente vídeo puedes ver al fallecido Darío Barrio saltar desde un molino eólico a 120 metros de altura:

Por último, te dejamos con una recopilación de 10 increíbles saltos realizados en varios lugares del mundo: